• Categoría de la entrada:Sociedad
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

Hossein Deraksan, periodista iraní-canadiense, afirmaba que “deberíamos escribir y leer más, ver menos televisión, menos vídeos y pasar menos tiempo en Facebook, Instagram y YouTube”

 Lo cierto y verdad es que hoy, la inmediatez y el reduccionismo gramatical impuesto por internet, está modificando nuestros hábitos de lectura, de comunicación y de información. El sobresalto ante noticias trágicas y violentas es casi diario y nos sentimos con demasiada frecuencia abrumados por una sobrecarga informativa, que en ocasiones se convierte en un inconsciente aumento de crispación y excitación personal.

Observando el panorama político actual es fácil detectar, que la radicalidad que hoy se respira, se alimenta además de otros ingredientes, de la cortedad intelectual y pobreza de expresión de muchos de sus protagonistas, más ocupados en proyectar gestos y tuits que en el contraste de ideas y soluciones.

Solo podremos mitigar los efectos de este tsunami de emociones que nos provoca la ya habitual lluvia diaria de datos masivos, tuits,  retuits, me gusta/no me gusta, si como nos aconseja Deraksan leemos más a fondo, escribimos sin ataduras de caracteres y propiciamos en nuestro entorno, conversaciones y debates con el fin de proyectar en la sociedad un mayor intercambio de ideas y opiniones que, sin duda, propiciarán un clima más pacífico y constructivo

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. casado y tres hijos, católico. vitalista y optimista. Respetuoso con las personas sin distinción y los derechos humanos Estudié Bachiller en el Colegio La Salle y me licencié en Derecho por la Universidad Complutense Madrid. He sido funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social y en mi actividad política he desempeñado cargos orgánicos en el Partido Popular y he sido Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo.En el Senado pertenecía a la Asamblea de la OTAN y en el Congreso desempeñé la portavocía de Sanidad de mi grupo parlamentario, presidiendo la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo. MI etapa de vida pública, tuve el privilegio de culminarla como Subdelegado del Gobierno en Málaga. Jubilado de la vida administrativa pero continuo muy activo para seguir en la aventura de ser útil y servir a a la sociedad y a España. Por esta razón, entre otras actividades, presido el Comité de Expertos del Partido Popular de Málaga. Soy Consejero además de Centros Familiares de Enseñanza (Grupo Attendis)

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Rafael Ordóñez

    Sólo hay una solución: Leer libros.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Asi es Rafael. un abrazo

  2. Juan Blancas

    Ciertamente se está perdiendo el hábito de leer libros.La juventud esta por la tableta,ipad,etc…En nuestra juventud,leimos El Quijote a las 14 años,a los 16 cocíamos a Juan Ramón Jiménez,Lope de Vega,Gongora,Quevedo,etc.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Juan, si no leen los mayores no leen tampoco los jóvenes…se predica con el ejemplo.un abrazo