• Categoría de la entrada:Sociedad
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Se acabó la agitación en la que ha vivido Málaga a lo largo de la Semana Santa y sus prolegómenos. Desde que se iniciaron los traslados hasta el domingo  de Resurrección, han sido semanas de una auténtica excitación popular y cofrade.

Toda Málaga vive intensamente el mayor acontecimiento religioso y cultural que celebra la ciudad  y en éste año de una manera muy especial, después de la obligada interrupción como consecuencia de la trágica y desgraciada pandemia.

Los cambios de los recorridos procesionales, la instalación de nuevas tribunas, los pasillos y barreras para impedir o facilitar la movilidad del público e incluso la seguridad, han originado un clima crítico, desde mi punto de vista, excesivamente ácido e injusto en algunos medios y redes sociales, sin deparar el perjuicio que eso causa a la imagen nacional e internacional de nuestra Semana Grande.

Lo conveniente ahora es que la Agrupación de Cofradías y el Ayuntamiento analicen con sosiego y espíritu crítico, como bien ha anunciado el presidente de la Agrupación Pablo Atencia, todos los aciertos y los posibles errores o inconvenientes que toda una magna organización de tan extraordinario evento lleva consigo.

Lo verdaderamente relevante es que se ha vuelto a recuperar la normalidad de siempre. Los empresarios y trabajadores del sector turístico así como los cientos de miles de visitantes que han acudido estos días por tierra, mar y aire han resucitado la fe y confianza en la pujanza de Málaga que junto a Madrid son las dos capitales que han dado el salto más importante de España en el orden social, cultural y tecnológico.

Si de algo podemos estar satisfechos  “los que tenemos el privilegio de vivir en la tierra de María Santísima” es que sabemos disfrutar de la alegría y la paz que tanto se invoca en  momentos tan difíciles como vive hoy la humanidad y que nace  de una religiosidad popular de hondas raíces cristianas. Transmitir ese legado a cuantos nos visitan es también una forma de contribuir al bien común de nuestra sociedad.

Pero la vida sigue y ahora toca acometer nuevos retos como son el liberarnos de las mascarillas y acometer unas inmediatas elecciones en Andalucía que van a señalar el rumbo de nuestra Comunidad para los próximos cuatro años y que todo hace prever, si las urnas lo deciden, que será de la mano del actual presidente Juanma Moreno.

Publicadlo en Vivamalaga

Publicado en Diario SigloXXI

Publicadlo el Confidencialdigital

Publicado en 101TVMalaga

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga Colaborador del MelillaHoy, Diario SigloXXI,El ConfidencialDigital. La AlternativaDigital, Malagareporter, CanalMálaga, Viva Málaga

Deja una respuesta