Las recientes imputaciones que han recaído sobre los dos concejales de Ahora Madrid, el incumplimiento de las obligaciones sociales de Echenique con su cuidador o los antecedentes delictivos de algunos de sus parlamentarios parecen ser la “marca” que hoy representa a esa parte de la sociedad indignada con el sistema corrupto y pestilente que hasta ahora nos ha gobernado . Para la clase política que ha sido la causante de la degeneración  de la España plurinacional, republicana y federal a la que aspira Iglesias, se le aplica inmisericorde la presunción de culpabilidad.

Para ellos mismos, sus condenados, sus imputados o sus defraudadores rige sin pudor alguno la presunción de inocencia. Se les felicita públicamente e incluso a alguno se le pide la excarcelación, como al concejal de Jaén, Andrés Bódalo, condenado por un delito de atentado a tres años y medio de cárcel. Esta es la ética que Pablo Iglesias y sus descamisados le van a pedir a Pedro Sánchez que se aplique desde su renovada e ilusionante alianza. Borrar de la faz de la tierra al PP y abrir  España a un nuevo proyecto bolivariano y venezolano con aditivos de la cuba comunista. ¿Esta es la nación europea que desean los socialistas sensatos y patriotas?