• Categoría de la entrada:Política Nacional
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

 

 

El impertérrito Oriol Junqueras, momentos antes de ser trasladado a la prisión, escribió  un tuit a los suyos exhortándoles a  “hacer cada día todo lo que esté a vuestro alcance para que el bien derrote al mal en las urnas el 21-D.” Dudo mucho que el bien y el mal al que se refería el ya cesado Vicepresidente de la Generalidad, tuviera nada que ver con la noción, que sobre uno y otro, desarrolla Santo Tomás de Aquino en la Summa Theológiae.

Si se cumpliera su vaticinio la victoria sería, por el contrario, la del mal que su pertinaz conspiración tanto daño está haciendo a Cataluña y a España para fracturar la sociedad catalana, propiciar la fuga de grandes, pequeñas y medianas empresas, incrementando así el paro de los trabajadores y  contribuyendo  irresponsablemente al desequilibrio e inestabilidad de uno de los Estados más desarrollados, relevantes e influyentes de la Unión Europea.

El bien sería, sin embargo, que el 21-D, todo el pueblo catalán  pudiera reconciliarse ejerciendo su derecho al voto pacífica y libremente, como lo ha venido haciendo desde el espíritu de concordia constitucional al que tan decisivamente contribuyó.

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Rafael Ordóñez

    «El amor a la Patria común forma parte del cuarto mandamiento».
    (San Juan Pablo II)

    1. Jorge Hernández Mollar

      Muy acertada frase para un creyente Rafael…¿pero donde está la patria de los creyentes catalanistas?. Gracias como siempre

  2. S.G.

    Seguro que el mensaje era en clave, dudo mucho que el objetivo que persiga este hombre, a día de hoy, sea el de buscar el BIEN.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Le dijo a la jueza, por lo visto, que era creyente…pero no parece que los resultados de su hacer hayan ido por ese camino. Como suele ocurrir, la confusión en su formación personal o religiosa le puede llevar por ese derrotero que en este caso es la justicia humana quien lo está juzgando.Me da que es más inteligente que Puigdemont, es solo una apreciación personal.

  3. Blas Camacho Zancada

    No hay mal que por bien no venga

    1. Jorge Hernández Mollar

      Así es amigo Blas, «todo es para bien…»Gracias