• Categoría de la entrada:Política Nacional
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

 

En todos los medios de comunicación relevantes, televisión o radio, se han instaurado las tertulias como un método para transmitir opiniones diversas sobre temas de actualidad, preferentemente políticos.

Al partidismo, sectarismo y en ocasiones el escaso rigor de algunos tertulianos se añade en muchas ocasiones una tendencia a radicalizar el lenguaje con exageraciones y afirmaciones contundentes. Sería más conveniente y deseable “desprofesionalizar” el formato y buscar más la conversación espontánea entre anfitriones con posturas enfrentadas sobre el mismo tema y con una mayor participación de ciudadanos dispuestos a debatir en un tono más respetuoso y productivo.

Al dramatismo actual del panorama político se añade un  alto nivel de desprecio mutuo donde los rivales se entrecruzan gruesas palabras que colaboran en incrementar la crispación no solo de los tertulianos sino también de los oyentes o televidentes que terminan por desconectar para sentirse en ocasiones más aliviados de las tensiones que los problemas diarios le originan.

Desarrollar argumentos, plantear objeciones y crear un ambiente distendido en las tertulias es una forma más de contribuir a que nuestra sociedad rebaje la tensión que le provoca  un exceso de información despersonalizada y tecnificada. Parafraseando a un pensador y filósofo francés siempre es mejor buscar el acuerdo en dos o tres o puntos que comprendemos, que discutir sobre dos o tres mil que no podemos comprender.

 

 

 

 

 

 

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. casado y tres hijos, católico. vitalista y optimista. Respetuoso con las personas sin distinción y los derechos humanos Estudié Bachiller en el Colegio La Salle y me licencié en Derecho por la Universidad Complutense Madrid. He sido funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social y en mi actividad política he desempeñado cargos orgánicos en el Partido Popular y he sido Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo.En el Senado pertenecía a la Asamblea de la OTAN y en el Congreso desempeñé la portavocía de Sanidad de mi grupo parlamentario, presidiendo la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo. MI etapa de vida pública, tuve el privilegio de culminarla como Subdelegado del Gobierno en Málaga. Jubilado de la vida administrativa pero continuo muy activo para seguir en la aventura de ser útil y servir a a la sociedad y a España. Por esta razón, entre otras actividades, presido el Comité de Expertos del Partido Popular de Málaga. Soy Consejero además de Centros Familiares de Enseñanza (Grupo Attendis)

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Rafael Ordóñez

    De este artículo no te puedo hacer comentario alguno. No veo ni escucho tertulia alguna. Que llevas razón, por descontado. Hay mucha crispación.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Rafael, yo solo escucho las primeras de la mañana en radio cope y los desayunos de Antena3, esas no skln muy crispadas pero siempre los mismos y reiterativas especialmente entre los periodistas que sion la mayoría, no contribuyen nada a formar una opinión objetiva de los temas…mjucho ruido y pocas nueces. un abrazo y gracias

  2. Javier

    Estimado Jorge tienes toda la razon, máxime cuando los contertulios reproducen argumentarios que no han sido ni reflexionados y en ocasiones contrastados.El nivel es muy bajo,el tuit hecho argumento.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Javier, efectivamente algunas son insoportables y como he dicho es un corralito de «profesionales» que en algunos casos demuestran no tener ni objetividad ni rigor al documentarse…un abrazo y que Dios reparta suerte !!