• Categoría de la entrada:Política Nacional
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

 

No deja de sorprender que se pretenda hacer una distinción entre la limpieza y suciedad de unas bombas en función de la expansión del mal que producen. Unas y otras matan, pero las llamadas sucias expanden la radioactividad según su tamaño y además de dañar la salud, pueden ser letales para quienes se vean afectados.

Pero no es mi propósito detenerme en la progresión que está sufriendo la guerra de Ucrania y en la cruel demostración de la inhumanidad de Putin, al arrasar ciudades y destrozar la vida de soldados y familias inocentes por su afán expansionista. Este símil de las bombas, me sirve para hacer una breve reflexión sobre los difíciles momentos que atravesamos en estos tiempos tan convulsos y perturbadores que nos ha tocado vivir.

Hay unas bombas que podemos llamar “limpias”, porque nos explotan inadvertidamente como consecuencia de circunstancias ajenas a nuestra voluntad o a la del propio gobernante, como son las epidemias, inundaciones, sequías o cataclismos económicos que causan  a veces cientos de miles de víctimas directas o colaterales. Este primer cuarto de siglo, está siendo un claro ejemplo de ello. Pero lo verdaderamente  preocupante son las “sucias” que arrojan los políticos que pretenden agrietar día a día los cimientos de  nuestra sociedad.

Estamos asistiendo impávidamente a un  desmantelamiento del Estado. Desde un Rey oscurecido por la incontenible vanidad de Pedro Sánchez, hasta un  descarado asalto a las instituciones que hasta ahora han sido  pilares de la democracia. El indecente mercadeo político con sus socios independentistas y batasunos, abre las puertas a una nación quebrada, desigual e ingobernable por la desaparición para las futuras generaciones, de una lengua, una cultura y una historia común.

Con ser esto grave, lo es más aún la guerra ideológica que abanderan los ministros /as comunistas con el plácet entusiasta de Zapatero y Sánchez, los dos revolucionarios maltusianos  del “nuevo régimen”. Con leyes como la trans, la de bienestar animal, el aborto o la eutanasia se arrojan “bombas sucias” sobre una buena parte de la sociedad española. El buenismo y la ingenuidad de muchos les impide advertir la profunda revolución ideológica con la que esta nueva generación sedienta de poder, pretende  imponer su religión panteísta transformando las mentes de millones de ciudadanos.

“Se necesita hacer la transición del hombre como rey de la naturaleza a la convicción de que forma parte de ella. Necesitamos un nuevo paradigma que reemplace los vagos conceptos antropológicos y el mecanismo que usaremos será el reemplazo de los diez mandamientos por los principios contenidos en esta Carta”. Palabras con las que  Mijaíl Gorbachov  prologa la Carta de la Tierra firmada en 1997 y que sirve de fundamento ético a la Agenda 2030. Léanse la Carta y reflexionen…

Publicado en

101tv Axarquía Almijara

Diario Siglo XXI

Málaga Hoy

El Confidencial digital

Melilla Hoy

101tvMarbella

Alerta digital

El Adelantado de Segovia

101tv Málaga

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Subdirector Tesoreria S.Social en Málaga. Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga Colaborador del Diario Sur. Málaga Hoy, MelillaHoy, Diario SigloXXI,El ConfidencialDigital. El Adelantado de Segovia, La AlternativaDigital, Malagareporter, CanalMálaga, Viva Málaga. La Paseata. 1o1TV y Canal Malaga radio

Deja una respuesta