• Categoría de la entrada:Política Nacional
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

 

Cualquier español que se precie y que se haya sentido perturbado por el dolor y el sufrimiento que han padecido las personas inocentes a las que se les ha truncado su vida de una forma cruel y sanguinaria en la Rambla el día 17, no puede estar satisfecho ante lo que se ha podido contemplar durante la manifestación que se ha celebrado nueve días después en Barcelona.

 

Puede la extrema izquierda catalana, antisistema, anarquista y comunista estar satisfecha porque han conseguido su propósito con la colaboración entusiasta de la derecha nacionalista, encabezada por el histriónico y sedicioso independentista Carlos Puigdemont. Pero Insultar y vejar verbalmente al Jefe de Estado y al Gobierno de la Nación y consecuentemente al resto de los españoles no les va a salir gratis.

 

Había muchas víctimas de múltiples nacionalidades, cuyos países de origen son amigos de España, no de Cataluña, sino de España y en el mundo global en el que vivimos, las imágenes de la manifestación, que han dado la vuelta al planeta, han resultado hirientes y decepcionantes para muchas de estas naciones de Europa, EEUU y de otras partes del mundo que se han sentido atacadas también a través de sus ciudadanos fallecidos o heridos en el trágico atentado.

 

Todo estaba preparado para esto. ¿Lo sabían las autoridades y representantes de los partidos asistentes? ¿Lo sabía Zarzuela? ¿Lo sabía Moncloa? ¿Sabían que los iban esconder en una segunda fila para desvalorizar    la representación del Estado? ¿sabían que la bandera de España no aparecía en ningún rincón de la manifestación?

 

Mucho me temo que sí, es por eso que a la vista del lamentable espectáculo hay muchos españoles de bien que nos preguntamos si no ha llegado ya la hora de decir ¡¡ Basta ya!!, como aquel Espíritu de Ermua con el que iniciamos la derrota del terrorismo vasco.

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. casado y tres hijos, católico. vitalista y optimista. Respetuoso con las personas sin distinción y los derechos humanos Estudié Bachiller en el Colegio La Salle y me licencié en Derecho por la Universidad Complutense Madrid. He sido funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social y en mi actividad política he desempeñado cargos orgánicos en el Partido Popular y he sido Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo.En el Senado pertenecía a la Asamblea de la OTAN y en el Congreso desempeñé la portavocía de Sanidad de mi grupo parlamentario, presidiendo la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo. MI etapa de vida pública, tuve el privilegio de culminarla como Subdelegado del Gobierno en Málaga. Jubilado de la vida administrativa pero continuo muy activo para seguir en la aventura de ser útil y servir a a la sociedad y a España. Por esta razón, entre otras actividades, presido el Comité de Expertos del Partido Popular de Málaga. Soy Consejero además de Centros Familiares de Enseñanza (Grupo Attendis)

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Francisco Gavira Lopez

    Jorge llevas toda la razon, es hora de a tirar ya y cortar de raíz a todos estos capullos que quieren la independencia incluido a los traidores Podemistas.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Muchas gracias Paco por tu comentario, efectivamente hay que acabar ya con esto. Un abrazo

  2. Rafael Ordóñez

    Ellos dicen que hay que guardarse de la islamofobia, pero practican la hispanofobia.¡ Artículo 155 ya!

    1. Jorge Hernández Mollar

      Asi es Rafael, típico lenguaje perverso. Gracias por tu comentario