“Alcalde, tienes toda mi admiración y respeto `por tu lucha diaria incansable por hacer de Málaga una gran capital de Andalucía y de España, la has puesto en marcha desde hace años, la has puesto de de moda y he sido testigo de ello durante mi mandato, para mí ha sido muy fácil nuestra colaboración y entendimiento, los malagueños te quieren y te aprecian….”

Con estas palabras quise reconocer la colaboración y el respeto que como persona y Alcalde me merecía y merece Francisco de la Torre, después de casi cuatro años durante los que tuve la fortuna de trabajar junto a él para defender los intereses de Málaga desde mi responsabilidad como Subdelegado del Gobierno.

Estaba convencido de que no renunciaría al intento una vez más, de revalidar por quinta vez, un nuevo mandato que le permitiera rematar lo que ha sido una trayectoria muy exitosa  como máximo regidor de su querida ciudad.

Es reconocido por residentes y visitantes la impresionante transformación que ha sufrido la capital de la Costa del Sol en infraestructuras, urbanismo, restauración, ofertas hoteleras y muy especialmente el entorno cultural del que ha sabido rodearse con los museos, eventos y su espectacular dinamismo empresarial e inversor, fruto de la confianza y la normalidad institucional de la que en buena parte, es responsable el buen hacer y la inteligencia de su actual Alcalde.

Creo que es de agradecer que en un estrado ya elevado de su vida, como consecuencia de la edad y el sacrificio personal y familiar que indudablemente le va a suponer, haya tomado tan valiente decisión.. Con un buen equipo y con mayoría suficiente para seguir gobernando, Málaga se merece seguir siendo el referente de una de las capitales mediterráneas más ambiciosas y atractivas de España y del sur de Europa. Gracias Alcalde y ánimo.