• Categoría de la entrada:Política Nacional / Sociedad
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura

Me confieso un  admirador de ese gran profesional de la radio que es Carlos Herrera. Conseguir una entrevista del tenor que acaba de realizar y emitir  desde el propio Vaticano con el Papa Francisco, es un hito que alcanzan solo personas escogidas y de una trayectoria profesional consolidada. Su rentrée después del verano no ha podido ser más exitosa.

Dicho esto y como el espíritu crítico es algo consustancial al españolito de a pie, tengo que reconocer que me ha sorprendido la publicidad del evento con el paseo en patinete del propio Carlos por la plaza del Vaticano y su descorbatada camisa para enfrentarse al Pastor universal de nada menos que 1.300 millones de católicos en el mundo.

No me lo imagino acudiendo de esa guisa para entrevistar a la Reina de Inglaterra, Biden, Macron o el mismo Putin. Lamentablemente vivimos en una sociedad que ha sacrificado las formas en aras de una mal entendida proximidad o populismo. Pablo Iglesias ha sido la avanzadilla de este nuevo estilo impuesto ya en las Cortes o incluso en los encuentros con SM el Rey.

En los prolegómenos de la entrevista era obligado preguntarle por su estado de salud, después de estar convaleciente de una grave intervención en la que, como Su Santidad ha dicho,  ha visto recortado su intestino en un 33%. Su debilidad era manifiesta y quedó reflejada en su mismo tono de voz a lo largo de toda la entrevista.

En el recorrido de preguntas que le formulo Carlos Herrera quisiera detenerme en algunas que merecen un comentario bien por su carácter doctrinal o pastoral o incluso porque, como a veces ocurre, tocan alguna cuestión que es examinada con lupa por los artilleros habituales de un lado u otro del campo de batalla en el que se ha convertido la sociedad española.

Sobre la eutanasia ha sido muy claro y especialmente contundente: ”lo que no sirve se descarta. Los viejos son material descartable: molestan…los enfermos más terminales también, los chicos no queridos también, y se los manda al remitente antes de que nazcan…O sea hay una cultura”

Sobre el aborto hizo dos preguntas clave: “¿es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema? ¿es justo alquilar un sicario para resolver un problema?.” La respuesta para quienes desde el gobierno  pretenden extenderlo a mas supuestos, no deja lugar a dudas.

Hizo también una llamada de atención sobre la existencia del diablo y lo que el llama con mucha inteligencia “los diablos educados, esos que entran en tu casa, que te tocan el timbre, que te piden permiso, que se hacen amigos” Al hilo de esto da un toque de atención sobre la ingenuidad “para no dejarles entrar porque engañan mucho.” Si miramos hoy a nuestro alrededor da mucho que pensar, cada uno sabrá donde encontrarlo y hasta donde llega su ingenuidad.

El Papa Francisco ha hecho también reflexiones muy interesantes sobre la actitud ante los desengaños en la vida, los fracasos, la corrupción, la pornografía, la presunción de inocencia (hoy tan devaluada) o el valor de la amistad y el valor del diálogo para la solución de conflictos. Como buen argentino no rehuyó a ninguna pregunta sino al contrario las despachó con su verbo fácil, sencillo y a veces arriesgado.

En el conflicto de Afganistán, el Santo Padre se ha pronunciado como Pastor de la Iglesia y nos pide a los cristianos, “oración, penitencia y ayuno que es lo que en los momentos de crisis se pide…” Curiosamente esta petición coincide con algunos de los mensajes de Fátima y últimamente con los que transmiten los videntes de la Virgen de Medjugorje, ante los peligros que se ciernen sobre la humanidad. Por otra parte, la referencia que hizo a las palabras de la canciller Merkel- aunque son atribuidas a Putin- “sobre la imposición por la fuerza de la democracia y el respeto a las tradiciones de los pueblos” me parecen de una lógica aplastante.

Las dudas y críticas desmesuradas que han podido suscitar sus palabras en relación con Cataluña y la unidad nacional sobre “la necesidad de la reconciliación con la historia del siglo pasado” fueron muy acertadamente aclaradas por el propio Carlos Herrera, explicándole a Su Santidad que son otros los que pretenden revisar nuestra historia “para inutilizar aquella reconciliación admirable en el mundo que fue la Transición española.”

Sería bueno recordar que el Pontífice se  dirigió al Presidente del Gobierno español en su visita al Vaticano el 24 de Octubre 2020  con este relevante discurso “…Construir la patria con todos. Eso no es fácil. Construir la patria donde no nos es permitido el borrón y cuenta nueva. En una empresa es permitido, en la patria no, porque es algo que hemos recibido. Y tampoco nos es permitido irnos a refugiar allá, en lo que fue hace cincuenta, cien años”

Sinceramente creo que a millones de católicos españoles nos hubiera interesado mucho más conocer la opinión del Santo Padre sobre los problemas que hoy están latentes en la sociedad española y que tanto nos preocupan como son los del respeto a la libertad religiosa, la libertad de educación, la ideología de género o el ambiente anticatólico que se respira en algunos  de nuestros gobernantes. Preguntas que lamentablemente, se quedaron en el tintero…

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Fernsmdo

    Bingo…OK de la A a la Z

    1. Jorge Hernández Mollar

      Muchas gracias Fernando. Un saludo