• Categoría de la entrada:Religion
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

“Dios bendiga a España”.  Con estas palabras de despedida el Presidente de EEUU, Barack Obama, ha cerrado su reciente y fugaz visita a España. Esta sencilla pero simbólica frase ha despertado algunos comentarios en los medios de comunicación y redes sociales. Haciendo un símil con nuestro país, no es difícil imaginar  el revuelo que hubiera levantado semejante invocación si  algunos de nuestros políticos o al propio Presidente del Gobierno se le ocurriera finalizar una intervención pública de semejante forma.

Pero esta cuestión no es baladí. Es una realidad que una parte singular de la sociedad española no es que haya renunciado a su condición de católico y se declare agnóstica o haya elegido otra religión, sino que está abiertamente empeñada en ocultar y erradicar a Dios no solo de la vida pública en todas sus manifestaciones sino también de la educación y formación que se pueda recibir en otros ámbitos como pueden ser el escolar y familiar.

Sin embargo siempre ha sido una constante histórica la búsqueda de la existencia de un ser superior que con su palabra, su deseo o de una forma misteriosa haya sido el que infundió el primer álito de vida vegetal, animal y humana sobre la tierra. “Si me preguntáis quien es Dios, os digo que hay algo de divino en todos nosotros”, afirmaba Morgan Freeman en The Story of God, una conocida miniserie documental.

Lo cierto y verdad es que el misterio de Dios ha provocado y provoca reacciones encontradas en los seres humanos que o lo aceptan, lo rechazan o se sienten indiferentes. Pueblos y naciones con una fuerte tradición teocrática,  han sido luego encarnizados perseguidores del teísmo, tal y  como ha ocurrido en naciones comunistas como Rusia, China y una veintena más de países.

Junto al cristianismo occidental, el budismo, islamismo o hinduismo han determinado y determinan normas de conducta, costumbres o hábitos que unas veces diferencian y otras aproximan el acercamiento a una deidad que representa el alfa y omega de nuestra existencia. Hasta a los más recónditos pueblos de África alcanza el sentimiento de una religión que monoteísta o no, se deja seducir por la idea de una divinidad suprema.

Pero lo relevante es lo que cada ser humano piensa de Dios aunque niegue o reniegue de su existencia, porque probar su inexistencia es un imposible. Desde el Paleolítico hasta nuestros días, cuando el 83% de la población mundial se declara creyente de alguna religión, el arte, la filosofía, la ciencia o la literatura están impregnadas de una “idea de Dios” que siempre trata se aproximar el hombre a su infinito.

Barak Obama que tanta expectación despierta en la izquierda progresista española, ha tenido el gesto inusual por nuestras latitudes de encomendar a Dios a nuestra nación. Sin duda alguna a la mayoría de católicos que representamos el 70% de la población española, según los recientes datos del CIS, esta forma elegante de despedirse nos ha llenado de satisfacción.

Que un mandatario como el Presidente de los EEUU exprese un deseo tan sincero y sencillo como pedir la protección divina para España, es signo de normalidad y de respeto que algunos de sus admiradores deberían imitar para no caer en el ineficaz empeño de desterrar a Dios del corazón y de la mente de los españoles. Dios bendiga América.

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. casado y tres hijos, católico. vitalista y optimista. Respetuoso con las personas sin distinción y los derechos humanos Estudié Bachiller en el Colegio La Salle y me licencié en Derecho por la Universidad Complutense Madrid. He sido funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social y en mi actividad política he desempeñado cargos orgánicos en el Partido Popular y he sido Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo.En el Senado pertenecía a la Asamblea de la OTAN y en el Congreso desempeñé la portavocía de Sanidad de mi grupo parlamentario, presidiendo la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo. MI etapa de vida pública, tuve el privilegio de culminarla como Subdelegado del Gobierno en Málaga. Jubilado de la vida administrativa pero continuo muy activo para seguir en la aventura de ser útil y servir a a la sociedad y a España. Por esta razón, entre otras actividades, presido el Comité de Expertos del Partido Popular de Málaga. Soy Consejero además de Centros Familiares de Enseñanza (Grupo Attendis)

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. María

    Lo de los Estados Unidos de América es admirable. un país que en su billete de dolar luce la frase "In God we trust". Y el amor que tienen por su nación y el orgullo por sus símbolos.
    Y, cruzando el charco, qué decir del envidiable discurso del ya ex Primer Ministro David Cameron felicitando la Pascua a los británicos.
    ¿Podríamos nosotros siquiera soñar algo parecido?

  2. Pensar que fuimos los españoles quienes llevamos la fe católica a América, y ahora nos recuerdan ellos con su forma de despedirse, que estamos en manos de Dios.