• Categoría de la entrada:Sociedad
  • Tiempo de lectura:3 minutos de lectura

Foto: Asianews

Mientras en Irán las mujeres son golpeadas y maltratadas en las manifestaciones de protesta por la tortura y fallecimiento de la joven Mahsa Amini detenida por la Policía de la moral iraní, por no colocarse debidamente el hiyab o velo islámico, la reacción de la comunidad internacional y no digamos la del gobierno español, ha sido de una vergonzante tibieza o de un cobarde silencio.

Al mismo tiempo la Comisión Islámica de Melilla se ha opuesto a los talleres con contenido LGTB organizados por un conocido Colegio Público de aquella ciudad donde la mayoría de alumnos pertenecen a la comunidad musulmana. Las razones  que aducen es considerar que la actividad organizada por ese colegio es «una flagrante vulneración de los derechos fundamentales y un  ataque directo a las libertades y derechos constitucionales», amén de otras consideraciones sobre el adoctrinamiento, la moral y el derecho de los padres…

Resulta paradójico que sea en un país teocrático como Irán o en el seno de la Comunidad Islámica en Melilla, donde se invoque la libertad y el ejercicio de los derechos constitucionales para no ser tiranizados ni adoctrinados por el poder del Estado, aunque en el primer caso, sea por el fundamentalismo religioso de su régimen y en el otro por la imposición de una ideología que, como la de género, atenta gravemente contra las libertades civiles o religiosas de una comunidad.

Sin entrar en consideraciones de tipo moral que complicaría mucho más el hacer una breve reflexión sobre la reacción de la ciudadanía a las tiranías o dictaduras del pensamiento o de las ideologías, creo que los acontecimientos de Irán o de Melilla, invitan a detenerse en el protagonismo que hoy le toca jugar a la sociedad civil frente a las corrientes estatistas o individualistas. Hoy las izquierdas y derechas han intercambiado notablemente sus papeles tradicionales.

Mientras en la izquierda predomina un individualismo liberador de la persona no sujeta a ninguna regla ética, moral o incluso civil, en cuestiones como la sexualidad, aborto, matrimonio, etc., la familia natural ha sido superada- según la Secretaria de Estado de Igualdad, la derecha se refugia en el papel de gestor eficaz de los asuntos económicos y rehúye el debate y la defensa de esas reglas éticas o morales que protegen al individuo frente a la invasión de los poderes públicos.

Aquellos que confían exclusivamente en los partidos o en sus líderes para afrontar cuestiones o problemas que afectan directamente a su autonomía personal, como son sus convicciones religiosas o sus libertades individuales, yerran porque, como en Irán o en Melilla, es  la sociedad civil representada en las organizaciones cívicas, la familia o incluso las religiosas quienes sirven de contrapeso a la “ortodoxia dominante” de la izquierda o a los ” interesados silencios» de la derecha.

Publicado en

Málaga hoy

Diario Siglo XXI

Alerta digital

El Confidencial digital

La Paseata

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Subdirector Tesoreria S.Social en Málaga. Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga Colaborador del Diario Sur. Málaga Hoy, MelillaHoy, Diario SigloXXI,El ConfidencialDigital. El Adelantado de Segovia, La AlternativaDigital, Malagareporter, CanalMálaga, Viva Málaga. La Paseata. 1o1TV y Canal Malaga radio

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Jose Manuel García García

    Jorge Hernandez Mollar. Buenos días, después de leer tu escrito. Estoy de acuerdo en todo, porque parece mentira el abrazo en su Religión. Y lo considero que no pararán la juventud se salga con la suya. Un abrazo

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Jose Manuel por tu comentario. Un abrazo

  2. Angel Sánchez Blanco

    La aternartiva se sitúa en la deficiente estructura de la organización de los Partidos de centro derecha.sin conexión con su sector social y los principios y sensibilidades que lo articulan, salvo la atencion que prestan a los empresarios afines.
    La sociedad con opciones y vivencias de centro derecha está desconectada de sus partidos, salvo en el momento plebiscitario del día electoral.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Sí Angel, s algo que tenen que resolver, ese distanciamiento. Un abrazo