CARTA PÚBLICA A ROSA DIEZ

Querida Rosa:

Con profundo desagrado y tristeza he conocido a través de los medios de comunicación, la injusta decisión de tu Partido, de relevarte como miembro de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo.

En varias ocasiones, como sabes, te he felicitado por tu valentía y honestidad personal al expresar públicamente tus opiniones en relación con la dura batalla que los ciudadanos demócratas españoles estamos empeñados desde hace años contra la detestable y repugnante lacra del terrorismo de ETA y sus compañeros de viaje.

Estoy plenamente convencido que tus recientes opiniones críticas que has hecho públicas en relación con algunas de las decisiones y manifestaciones que tus compañeros de Gobierno y Partido hacen en relación con el terrorismo, no han estado nunca motivadas ni por un afán de de rebeldía ni menos aún por un exceso de protagonismo.

Digo esto desde la autoridad que me da el haber tenido el honor y la enorme satisfacción de haber colaborado conjuntamente en las iniciativas y medidas legislativas contra el terrorismo que conseguimos poner en marcha desde nuestra Comisión en la legislatura pasada,. Todo ello a través de una estrecha cooperación parlamentaria en el marco del Pacto contra el terrorismo que firmaron nuestros respectivos partidos políticos PP y PSOE y que con tanta ilusión además, fue presentado en las Instituciones europeas.

Fruto de esa amistosa y leal cooperación entre los dos grandes Grupos Parlamentarios, propiciada por tu inestimable aportación desde la portavocía de la Delegación socialista de la que entonces eras responsable, el Parlamento dio luz verde a importantes instrumentos legislativos de ámbito europeo como fueron la orden de detención y entrega de los terroristas, conocida vulgarmente como euro orden o la inclusión de Batasuna en la lista europea de organizaciones terroristas.

Fue decisiva tu aportación también para la concesión del Premio Sarajov a ¡Basta Ya! en el año 2000 como reconocimiento del Parlamento Europeo a la labor de esa plataforma ciudadana contra ETA y fueron siempre muy aplaudidas tus numerosas y valientes intervenciones en el Plenario del Parlamento cada vez que una bala asesina, una maldita bomba o las intervenciones del representante batasuno Gorostiaga hacían recordar que en España existía una organización terrorista que atentaba gravemente contra las libertades y los derechos humanos de una parte del territorio europeo.

No es fácil asimilar ni comprender que el reconocimiento y la recompensa a tan valioso y fructífero trabajo para combatir a quienes han llevado el dolor, el pánico y la frustración a tantas víctimas del odio y la sinrazón, sea precisamente la ingratitud y la injusticia de relegarte al silencio y al destierro de tu palabra para enmudecer tus gritos de denuncia contra quienes ven en la debilidad y la desunión la ocasión propicia para rearmarse y volver a utilizar el chantaje y el terror contra quienes deseamos vivir desde la paz y la libertad que tanto anhelamos, defendemos y nos merecemos los ciudadanos vascos y españoles de bien.

Solo he pretendido Rosa, testimoniarte públicamente mi agradecimiento personal por la colaboración que me prestastes en todo momento cuando presidí en la anterior legislatura la Comisión de la que hoy has sido apartada y animarte a que desde tu nueva responsabilidad continúes en el esfuerzo de seguir denunciando e impulsando iniciativas legales y políticas para que en el País Vasco, en España y en Europa a quien se destierre de verdad sea a los enemigos de la libertad, de la paz y de la convivencia democrática y no precisamente a sus defensores como ha sido lamentablemente tu caso.

Jorge Hernández Mollar
Ex Presidente de la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior del PE