• Categoría de la entrada:Religion
  • Tiempo de lectura:2 minutos de lectura

 

 

Queridos lectores

La celebración de la Navidad, el nacimiento de Dios hecho hombre, es para  los cientos de millones de cristianos del mundo un  acontecimiento que va mucho más allá de  lo que es un fenómeno social. Debe ser un tiempo de reflexión, de revisión de nuestras conductas, de examinar nuestras sensibilidades hacia las necesidades e inquietudes de las personas más próximas a nosotros: compañeros de trabajo, familiares, amigos…, pero sobretodo es una fiesta personal, íntima, para interiorizar nuestra actitud ante nuestras responsabilidades personales y sociales.

La Navidad coincide también con la apertura de un nuevo año. Desde que se instauró nuestro calendario gregoriano y muchos siglos antes también, cada año viene marcado por sucesos que han condicionado la vida de las personas. Los grandes descubrimientos científicos y revolucionarios, las convulsiones políticas, los fastos deportivos y sociales junto a las catástrofes naturales o las guerras y penalidades determinan de una forma u otra  la historia de la humanidad.

Estas fiestas navideñas vienen marcadas por un acontecimiento extraordinario, una pandemia originada por el Covid-19, un virus desconocido, que cual plaga bíblica ha causado cerca de ochenta millones de contagiados en el mundo y de dos millones de fallecidos, de los que unos setenta mil son compatriotas nuestros. Esta tragedia nos tiene que hacer reflexionar sobre nuestra actitud personal ante ella.

Millones de ciudadanos en España se ven afectados no solo por la enfermedad sino por sus consecuencias económicas, laborales y sociales. Debemos recuperar, como la imagen del portal de Belén, hábitos y costumbres que se asienten en la obediencia, la austeridad y la solidaridad para superar esta profunda crisis sanitaria y social. Solo la verdad y la libertad nos ayudará a no ser esclavos de sus enemigos. Este es mi deseo y el que aprovecho para transmitir en estos entrañables días a todos mis lectores y amigos.

Jorge Hernández Mollar

 

 

 

 

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. casado y tres hijos, católico. vitalista y optimista. Respetuoso con las personas sin distinción y los derechos humanos Estudié Bachiller en el Colegio La Salle y me licencié en Derecho por la Universidad Complutense Madrid. He sido funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social y en mi actividad política he desempeñado cargos orgánicos en el Partido Popular y he sido Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo.En el Senado pertenecía a la Asamblea de la OTAN y en el Congreso desempeñé la portavocía de Sanidad de mi grupo parlamentario, presidiendo la Comisión de Libertades Públicas, Justicia e Interior en el Parlamento Europeo. MI etapa de vida pública, tuve el privilegio de culminarla como Subdelegado del Gobierno en Málaga. Jubilado de la vida administrativa pero continuo muy activo para seguir en la aventura de ser útil y servir a a la sociedad y a España. Por esta razón, entre otras actividades, presido el Comité de Expertos del Partido Popular de Málaga. Soy Consejero además de Centros Familiares de Enseñanza (Grupo Attendis)

Deja una respuesta