• Categoría de la entrada:Sociedad
  • Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Sr. Josep María Bartomeu

Presidente del Fútbol Club Barcelona

 

Dentro de unas horas, si Dios no lo remedia y todo me indica que no lo va a hacer, se producirá el encuentro político-deportivo entre el Club que Vd. preside y el Sevilla Fútbol Club para disputar la tradicional “Copa del Rey”.

Es evidente que tachar un evento como éste de político-deportivo no resulta grato ni adecuado para los que entendemos que la vida normal y corriente entre los españoles debe transcurrir desde el respeto mutuo y la convivencia pacífica entre las personas y las instituciones que las representan, como ha venido siendo desde la proclamación de nuestra Constitución en 1978 con la lamentable excepción de los trágicos acontecimientos del País Vasco convulsionado durante demasiados años por la criminal banda de ETA.

Pero en estos últimos meses millones de ciudadanos españoles siempre respetuosos con Cataluña, su lengua, sus costumbres y hasta con su señera nos sentimos agraviados e insultados, nacional e internacionalmente, por los dirigentes independentistas de su tierra que irracionalmente están empeñados en fracturar la sociedad a la que su Club y Vd. pertenece y a manchar y ensuciar los símbolos de España y a quienes los representan.

En unas recientes declaraciones suyas pide Vd. respeto a Cataluña, entiende que silbar al Rey y al Himno Nacional es una protesta “ por determinadas actitudes contra el pueblo de Cataluña en los últimos años” y que eso no significa menospreciar nuestros símbolos nacionales.

Con estas declaraciones a las puertas ya del encuentro futbolístico, ha estropeado la fiesta, ha politizado una vez más a su Club y ha contribuido a tensionar un ambiente que nos llena de preocupación y tristeza a quienes solo vemos en el futbol o en cualquier actividad deportiva una confrontación noble y leal para alcanzar el éxito de la victoria.

Tengo el pleno convencimiento de que el partido entre su Club y el Sevilla para conseguir la Copa del Rey que, curiosamente miles de seguidores de su entidad desprecian, no se suspenderá y que la Marcha Real será escandalosamente pitada mientras miles de banderas independentistas volverán a herir el sentimiento de millones de españoles.

Pero, lo cierto y verdad es que  mientras en España piropear o silbar a una mujer ya se entiende como una actitud machista y condenable o quien silba a un jugador negro es tachado de racista, como acertadamente expresa la viñeta que encabeza esta carta, despreciar y silbar a nuestros símbolos más queridos solo es una conquista más de nuestra libertad de expresión, así somos.

Sr. Bartomeu, tenga la seguridad de que como español de bien, en los prolegómenos del encuentro me voy a sentir avergonzado y humillado al ver y escuchar los pitidos que Vd. dice comprender, justificar y consecuentemente compartir, pero también tenga el convencimiento de que empujaré y gritaré con todas mis fuerzas delante del televisor, para que la Copa del Rey se quede en Sevilla, en las vitrinas de un Club, que aunque no es el mío, lo sabrá proteger y lucir con la dignidad y amor a España que ni Vd. ni los seguidores independentistas de su club tienen.

PD/ Si por mor del destino resultaran vencedores del encuentro, por favor no se lleven el trofeo a Barcelona, tengan al menos la decencia de dejarlo en Madrid donde reside el Rey de los españoles.

 

 

 

 

 

 

Jorge Hernández Mollar

Nací en Melilla. Licenciado en Derecho, funcionario del Cuerpo Superior de la Administración de la Seguridad Social, Senador, Diputado a Cortes y Diputado al Parlamento Europeo..Subdelegado del Gobierno en Málaga Colaborador del MelillaHoy, Diario SigloXXI,El ConfidencialDigital. La AlternativaDigital, Malagareporter, CanalMálaga.

Deja una respuesta

Esta entrada tiene 7 comentarios

  1. F. Tomey

    Gran artículo y lo aplaudo con fuerza.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Paco, ¡¡que horror lo que estamos viviendo, especialmente los veteranos…!!nunca pensé que podríamos llegar a sentir esta vergüenza. Un abraz amigo

      Jorge

  2. Pedro Godino Martin

    Brillante y exquisitamente respetuoso D. Jorge, pueden pitar y gritar hasta que se les seque la garganta más nunca podrán ensuciar con su bilis la grandeza de nuestro País.
    Dicho esto y si de mi dependiese al primer insulto o menosprecio partido suspendido y la Copa a Nervión. Ya está bien de tanto buenismo, ya me duele la mejilla…las dos.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Pedro, todos tenemos un sentimiento de rabia y verguenza a la vez, espero que lo superaremos. Un abrazo
      Jorge

  3. Rafael Ordóñez

    Estimable tu esfuerzo, Jorge, de educación y civismo, pero con los golpistas no se habla, se les detiene. O ellos o nosotros.

    1. Jorge Hernández Mollar

      Gracias Rafael, pero es peligroso jugar con fuego, la mecha puede estallar en cualquier momento. Yo creí que no se volverñia a repetir la tragedia del Pais Vasco, ahora lo dudo seriamente. Un abrazo
      Jorge

  4. Gerardo

    Jorge extraordinario artículo. En mi modesta opinion, independientemente del motivo, siempre los que mas sufren son los que odian. El mal se apaga con abundancia de bien, y la sin razon con sentido comun.
    Entiendo que puedan estar contrariados al dejarse unos euros para hacer un poquito de ruido unos segundos a cambio de ver a los equipos rindiendo honores a una enorme bandera española que representa a una nacion, firmes escuchando un himno dirigido a todos los que estan alli, un estadio repleto aplaudiendo y y y y y … a los jugadores luchando por llevarse un titulo que se llama COPA DEL REY (de España), monarca de todos los españoles.. Que silben… que silben, se vistan de amarillo y disfruten del partido y de la Capital de España.